Hoy se pretende hacer creer que se dará inicio a un “proceso constituyente” que, de la manera incompleta en que se presenta, no sería tal, puesto que si este se basa solo en cabildos consultivos y se omite la necesidad de una Asamblea Constituyente, tal proceso no generará una nueva constitución ni habrá tampoco participación real de la ciudadanía.

En caso de no convocarse una Asamblea Constituyente, será el Congreso Binominal (ilegítimo y en gran medida corrupto) el redactor de la prometida “reforma constitucional”, y decimos reforma porque no habrá “nueva” constitución dentro del Congreso por no existir los quorum necesarios para ningún cambio profundo en el sistema.

Si el llamado proceso constituyente solo posee estas características: instancias de opinión ciudadana que sirva de insumo para el debate dentro del Congreso, la promesa de Nueva Constitución es un engaño, una farsa para intentar impedir la convocatoria a una Asamblea Constituyente electa por los ciudadanos y con plenos poderes, sin intervención del Congreso ni ningún poder constituido en la redacción y aprobación del texto.

El Proceso Constituyente comprendido en su total dimensión, ya comenzó hace años. Su avance es notable y cada día se expande hasta llegar al punto hoy de existir una conciencia generalizada de la necesidad de una Nueva Constitución y de un mecanismo que sea expresión fiel de la soberanía popular.

La Asamblea Constituyente se ha convertido en la demanda unitaria que viabiliza las soluciones a las distintas demandas de la sociedad chilena. Cada sector en lucha desde hace décadas ve en la Constitución Política el muro que impide cualquier cambio profundo al sistema que beneficie a las mayorías y suprima los privilegios de los poderes económicos nacionales y transnacionales.

La única alternativa posible es un Proceso Constituyente, que ya comenzó hace años, donde los ciudadanos sean los protagonistas, y no los invitados a opinar, de la construcción del Contrato Social que regulará la relación entre las personas, el Estado y las riquezas naturales.

Nuestros trabajadores solo podrán acceder a una reforma laboral adecuada mediante el proceso Constituyente.

¡Adelante! que el Movimiento por la Asamblea Constituyente no se detiene ni puede ser detenido.

EL PODER CONSTITUYENTE ERES TÚ!!

procesoconstituyentechile@gmail.com

ver video



comments powered by Disqus